Bienvenidos a esta casa histórica del siglo XVI que servia de parada a la caballería y al correo y pausa a los peregrinos.

Situada en el casco urbano con sus marabillosas vistas de los Pirineos, donde se respira tranquilidad en plena naturaleza.

Casa rustica, agradable, amplia, acojedora. Sal de la rutina, para un dia o unas vacaciones escoje casa Bidandaenea.

Les espero,